Publicado: 8 de Abril de 2017

La escala de Norton mide el riesgo que tiene un paciente de padecer úlceras por presión. Fue realizada por Doreen Norton en el año 1962. Valora cinco apartados con una escala de gravedad de 1 a 4, cuyos valores son sumados para obtener una puntuación total que estará comprendida entre 5 y 20.

Se consideran pacientes de riesgo a aquellos con una valoración baja (a menor puntuación, mayor riesgo).

Para entender la escala de Norton, se consideran pacientes de mayor riesgo a aquellos con una valoración baja, cuanto menor sea la puntuación hay mayor riesgo.

Se deberán realizar según sea el puntaje de la valoración.

Estadio                   Signos


    I

                Aparece Eritema (enrojecimiento), lesión a nivel de Epidermis y Dermis


    II

               Aparecen Ampollas y Edemas, lesión a nivel de la Hipodermis


    III

              Aparece la Escara debido a la necrosis. Color amarillento/azulado/negruzco. Afecta al                      Músculo


    IV             

Extensión de la Necrosis, aparecen Infecciones y Secreciones. Afecta al Hueso. 

Como ayudar a la prevención de úlceras por presión:

Prevención cuidados de la piel: Mantener siempre la piel limpia y seca. Durante la higiene, en el secado de la misma, poner especial atención entre los dedos y los pliegues cutáneos.

Control de la humedad: El exceso de humedad debido a la incontinencia urinario y/o fecal es muy perjudicial: utilizar sondas vesicales, colectores de orina, pañales absorbentes u otros dispositivos.

Manejo de la presión:  Realizar movilizaciones cambios posturales periódicos. Uso de superficies de apoyo acordes al riesgo y estado del paciente: colchones de silicona, colchones viscoelásticos, colchones de aire de presión alterna, etc. Higiene de la piel, masajes, hidratación, cambios posturales cada 2/3 horas, eliminar puntos de presión mediante almohadas u otros dispositivos y una nutrición rica en proteínas y vitaminas. Para curar la úlcera:

  1. Desbridar: Eliminación del tejido necrótico.
  2. Limpieza: Mediante chorro de suero.
  3. Antibiótico tópico: Aplicación de antibiótico de amplio espectro, para prevenir infecciones si no las hubiese, en el caso de que la infección permanezca, hacer cultivo y administrar el antibiótico específico (por indicación médica).
  4. Medicamentos y parches: Que ayudan a aislar y cicatrizar más rápido. (por indicación médica).